Flora, fauna y forestación

La Laguna Vitel es la primera de un sistema conocido como Las Encadenadas, a través del cual está conectada directamente con la Laguna de Chascomús. Su superficie aproximada es de 1.035 hectáreas. Es una de las lagunas más recomendadas para la pesca del pejerrey en la provincia. Además, es posible encontrar sábalos, lisas, tarariras, carpas, bagres y otras especies. La vegetación acuática incluye juncales, colas de zorro, totorales y duraznillares. La abundancia de esta vegetación favorece la presencia de aves, que la utilizan como áreas de refugio, nidificación y cría. Las aves tienen como especies dominantes al cisne de cuello negro, la gallareta y a la gaviota capucho café. En invierno se presentan bandadas de garzas y biguás. La idea rectora del plan de forestación es proteger y acompañar la Naturaleza. Contemplando el paisaje vemos que durante siglos la Naturaleza fue formando y coloreando el paisaje. La sucesión de distintas áreas se conjuga en una única identidad: el espíritu del lugar. Las masas de juncos en la costa de la laguna causan un cambio natural entre el agua y la tierra. Así el área total se construye a través de una rítmica diferenciación entre masas y espacios abiertos, elementos horizontales y verticales, vacío y volumen, movimiento y estatismo. Este contexto hace del lugar un espacio único del que enorgullecernos. El diseño paisajístico apunta a proteger y conservar estos valores naturales. Para lograrlo los dos aspectos principales, hombre y naturaleza se conjugan de manera flexible. Esta zona de Pampa Deprimida se haya degradada casi en su totalidad, lo que convierte a la Laguna Vitel en uno de los últimos reductos para la flora y la fauna del lugar que de otra manera desaparecería irremediablemente. Aunque las zonas comunes se constituyen en un área de reserva, estudio y apreciación de cientos de especies vegetales y animales, necesitamos de la colaboración de todos para convertir a este Barrio de Chacras en un lugar único y privilegiado, aquel del que nos enamoramos en el primer momento.

 

 
 

PLAN DE FORESTACION:

Acceso principal: Arboles y plantas autóctonas plantados en grupos, imitando a la naturaleza. El tratamiento de todas las calles se baso en plantaciones de grupos de árboles que producen distintos efectos a lo largo de los caminos: los autos atraviesan túneles de follaje seguidos de sectores de luz, donde el pasto abierto fue parquizado con grupos de cortaderas y algunos árboles ejemplares.
Zona principal: Constituye un sendero ecuestre y peatonal con montes para sombra, avenidas y sectores silvestres.

Zonas comunes: Cerca de construcciones como el Club House o la zona de caballerizas, se plantaron gramíneas, herbáceas perennes y autóctonas, que dan una sensación liviana y silvestre, dando color a través de manchas engamadas. Las zonas comunes más silvestres se trataron con vegetación autóctona, atravesada por senderos de pasto corto, madera o canto rodado, que marcarán circuitos para recorrer el lugar, llegar a la laguna o alcanzar sectores de sombra.
Costas de laguna:
Caminos de deck y muelle se internan entre las totoras, siguiendo distintos recorridos. De esta manera se llegá al agua abierta, a balsas y a refugios para la observación de la vida silvestre y el paisaje, usando caminos en zigzag, sectores sobreelevados, etc.
Especies plantadas: Sauces, Ceibos, Cina-cina, Cortaderas, Eryngium, Totoras, Senecio Bonoarensis, Robles, Liquidambar, Alamos, Ombú, Aguaribay, etc.